La mejor campaña de publicidad para El Bierzo

Hoy vuelvo a hablar del Bierzo, y aviso de que será extensamente. Lo hago porque el tema a tratar es de vital importancia y, por lo tanto, la ocasión lo merece. Y es que los bercianos podríamos estar jugándonos el futuro de nuestra región, sin saberlo o, aún conociéndolo, sin prestarle demasiada atención. Nuestros dirigentes deberían de implicarse más y llegar a importantes consensos en todo tipo de materias, en lugar de andar todo el día a la gresca. También sería capital desarrollar una revulsiva campaña de publicidad. Meses atrás se lanzó “La Esencia del Noroeste” (ver noticia), un magnífico trabajo creado por el estudio ponferradino Salvi Design. Pero no me refiero a esto.  

El martes pasado asistí a unas jornadas sobre estrategias de comunicación. Pablo Alzugaray, presidente de Shackleton -una de las agencias de publicidad más importantes y premiadas de España, creadora de campañas de gran repercusión, como: “El Pueblo en el que nunca pasa nada”, “iJam”, “Depósito Lopetegui”, “Forma parte de la historia”, “Ellos también pueden”, etc.- hacía alusión a la que para él es sin duda la pieza más relevante parida por esta industria. Concretamente, hace varios años el Ayuntamiento de Bilbao encargó una promoción turística de la ciudad. La empresa encargada de su comunicación comercial le recomendó que el mejor proyecto posible sería convencer a la Fundación Guggenheim  para que crease allí un museo. Una vez construido, el siguiente paso fue ya comunicarlo, así como realizar las acciones de marketing pertinentes para atraer visitantes.

Estoy totalmente de acuerdo con este planteamiento. Considero que esto es lo que deberíamos de hacer en el Bierzo. Puede que el futuro producto objeto de deseo ya lo tengamos y no sea necesario inducir a ninguna institución para que lo lleve a cabo, porque ya está proyectado. No hace falta persuadir a nadie, salvo, quizá, a nosotros mismos. Hablo del Museo Nacional de la Energía que el Gobierno planea realizar en Ponferrada -con subsedes en otros puntos del Bierzo y Laciana-, a través de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden). La inversión para desarrollarlo será aproximadamente de entre 69 y 75 millones de euros, según datos de la propia Ciuden -cabe resaltar que en el Museo Guggenheim de Bilbao y su entorno se gastaron unos 90 millones de euros-. Cifra a la que hay que sumar el patrimonio inicial de la Fundación, que asciende a 80 millones, con el que la entidad se financiará durante sus tres primeros años de vida. Además, la organización prevé que el Museo, que de convertirse en realidad se inauguraría a finales de 2011, acogerá inicialmente a 250.000 visitantes al año, dato que podrá ir en aumento una vez que el centro se vaya consolidando.

En mi opinión la PROPUESTA de la Fundación Ciudad de la Energía es muy interesante y podría suponer el impulso definitivo que necesita nuestra comarca. Además, serviría como gran complemento del resto de atractivos turísticos y gastronómicos de los que ya disponemos.

Por otra parte, en lo que al proyecto concreto se refiere, sería básico que a la sede central ponferradina y a la plataforma de oxi-combustión y captura de CO2 de Cubillos del Sil se sumasen diversos centros agregados ubicados en otras zonas representativas de las distintas cuencas mineras del carbón (minero siderúrgicas en general). Estas instalaciones, desde mi punto de vista, deberían de estar emplazadas en Toreno, Bembibre/Torre del Bierzo, Villablino y Fabero. En esta última localidad también es primordial el impulso de su futuro Parque Minero. Mientras que, por sus características y localización, el todavía incierto esbozo denominado  “Tren Turístico Ponfeblino” (entre Ponferrada y Villablino) debería de consolidarse como uno de los más importantes ejes de vertebración de todas estas circunscripciones.

No obstante, para que el Museo Nacional de la Energía se ubique definitivamente en El Bierzo es imprescindible una reordenación urbanística del entorno de la Central de Compostilla I de Ponferrada, lugar donde se asentará. Para ello es necesario el entendimiento entre la Ciuden y el Consistorio ponferradino. En las últimas jornadas no sólo no ha existido consenso entre las dos instituciones sino que ha surgido una agria polémica, que ha hecho peligrar el desarrollo de esta notable iniciativa. Pero, por fin, se ha visto un poco de luz. Ayer jueves, el alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco y el director de la Fundación Ciudad de la Energía, José Ángel Azuara, mantuvieron una reunión para tratar de acercar posturas. Tras el encuentro, los dos dirigentes se comprometieron a alcanzar un acuerdo definitivo antes de que finalice el año, y redujeron la categoría del grave conflicto a un simple malentendido. A ver si esto es cierto y dentro de unas semanas no se queda en papel mojado. Por lo tanto, los próximos meses serán decisivos para que el Museo Nacional de la Energía se lleve a cabo en El Bierzo, como está proyectado, o para que definitivamente lo dejamos escapar por culpa de nuestra habitual altanería, cabezonería, pasotismo y/ o intereses políticos y partidistas. Sería estúpido perder esta oportunidad por querer edificar en un determinado solar, por mantener unos campos de fútbol, por salir -o no salir- en la foto, o por cualquier otro tipo de interés -o desinterés- oculto (y demás actitudes de cara a la galería). ¿De verdad vamos a dejar pasar de largo el que podría ser nuestro último tren? 

No sería la primera vez que permitimos la pérdida de proyectos importantes para El Bierzo. Aunque no lo he vivido, siempre he oído hablar de que determinadas factorías de la talla de la FASA Renault (actualmente en Valladolid), la Citroën (en Vigo) y  alguna que otra más, se interesaron, en su día, por instalarse en la comarca. Nuestro ‘ombliguismo’, la idea de que el carbón duraría toda la vida y, en general, la falta de previsión y planificación, han hecho que nos terminásemos “comiendo los mocos”. Lo cierto es que tenemos lo que nos merecemos. Pero ahora que el carbón está en horas bajas y que la reindustrialización no ha sido todo lo positiva que debería, es el momento de cambiarlo. No nos podemos permitir el lujo de perder más trenes. Por ello, dejemos las medallas a un lado y luchemos todos juntos para que el Museo Nacional de la Energía, sus puestos de trabajo y el flujo de turismo que genere -sin olvidar las vertientes ecológica y cultural), se queden aquí y no se vayan para otro lugar en el que lo sepan recibir y aprovechar mejor que nosotros. Está claro que el ‘parque-museo’ será posible gracias a la inversión de un Gobierno socialista, pero no por ello el resto de fuerzas políticas tienen que oponerse. Ya que si finalmente lo conseguimos será un triunfo de todas las partes implicadas y de todos los bercianos en general. Por eso, más que nunca, las administraciones, partidos políticos, ciudadanos y el resto de agentes sociales, culturales, económicos y empresariales del Bierzo, debemos de tirar de la cuerda con todas nuestras fuerzas en la misma dirección.

¡Ya hemos perdido demasiadas oportunidades! Y puede que no haya más…

———————————————————–

ACTUALIZACIÓN 09/11/2008: Este post ha tenido vida más allá de este blog. Una semana y 2 días después de su creación ha trascendido a los medios de comunicación del Bierzo y de la provincia de León.

Hoy, domingo 9 de noviembre de 2008, el “Diario de León” publica una Tribuna, realizada por mí -Juanma G. Colinas-, que lleva por título: “¡Basta ya! No perdamos el último tren”. Se trata de un resumen de este mismo post. (Consultar la edición impresa. O ver la versión online en la propia web, o directamente en la hemeroteca).

Citando el mencionado artículo de opinión del Diario de León, el Portal Fabero, también le ha ofrecido cobertura informativa.

Mientras que El Bierzo Digital, también ha publicado un extracto de esta misma entrada, en su sección de Opinión.

Y ha salido en la portada de El Mirador, de Ebierzo.

Aprovecho para animaros a todos, para que dejéis comentarios en los que digais que os parecen mis propuestas y hagáis vuestras propias aportaciones al proyecto. ¿Qué os parecen estas propuestas? ¿Qué añadiríais vosotros?

13 Respuestas a “La mejor campaña de publicidad para El Bierzo

  1. Pingback: La mejor campaña de publicidad para El Bierzo

  2. Pingback: El carbón verde « Plumilla berciano… en Madrid

  3. Pingback: ¿Estamos cambiando el clima? - Plumilla berciano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.