Archivo de la etiqueta: Tribuna Universitaria de Salamanca

Roberto Moro presenta “Los Restos de la Derrota”

Hace unos meses, como posiblemente recordaréis, os informábamos de la publicación del poemario “Los Restos de la Derrota”, de Roberto Moro, con motivo de la firma de libros que el autor realizó en la Feria del Libro de Madrid.

En esta ocasión, es el turno de compartir con todos vosotros la presentación oficial de esta libro de poesía, que tendrá lugar hoy en Madrid. Concretamente, el acto se llevará a cabo esta tarde, 26 de enero, en la librería La Sombra, situada en el número 20 de la céntrica calle San Pedro, a partir de las 19.30 horas. El poeta salmantino estará acompañado por Ramón Egea.

Cartel de Presentación de Los Restos de La Derrota, de Roberto Moro. Plumilla Berciano

Sigue leyendo

Los Restos de la Derrota, de Roberto Moro

La derrota nunca ha estado en la poesía tan bien representada como el amor o como la muerte, a pesar de la impresión general de que los poetas escriben mejor cuanto más pierden. Así se introduce “Los Restos de la Derrota”, un poemario de mi amigo Roberto Moro, que acaba de ver la luz y que queremos recomendar, ahora que en Madrid se está celebrando la Feria del Libro. Quienes seguís este blog sabéis que durante el transcurso de esta feria -al igual que en el Día del Libro y siempre que podemos- procuramos que la literatura sea protagonista. Pues bien, hoy es un buen momento para ello.

Conocí a Roberto hace casi 12 años, cuando ambos colaborábamos en el semanario Tribuna Universitaria de Salamanca. Aunque, antes de hacerlo, yo ya lo leía. Entre otras cosas, él publicaba una columna en este medio universitario denominada “El Hombre que”, una sección de gran éxito que posteriormente se convirtió en un blog independiente con el mismo nombre. La verdad es que daba y da gusto leerlo.

Quizá algunos de vosotros ya sabéis quien es, pero, para el que no, conviene mencionar que Roberto Moro es un salmantino que nació en el año 1981, aunque actualmente reside en Madrid. A pesar de que no es berciano, doy fe de que le encanta el botillo. Trabaja en el mundo editorial y, además, escribe reseñas para Libros y Literatura, mientras también colabora con Planisferio.  Por si fuera poco, en sus ratos libres se dedica “perezosamente” al proyecto #poesiadeetiqueta (www.poesiadeetiqueta.tumblr.com). Recientemente, ha visto la luz su primer poemario editado, “Los Restos de la Derrota”, de Baile del Sol, distribuido por Maidhisa, que es precisamente del que os estamos hablando y que recomendamos encarecidamente, porque merece mucho la pena. Y no es porque lo digamos nosotros, ni porque sea amigo, sino porque es muy bueno.

Los Restos de la Derrota

De hecho, en las 62 páginas de “Los Restos de la Derrota”, Roberto consigue condensar los desastres, los destrozos, los fracasos; lo que los rodea en su momento cumbre y lo que queda cuando han terminado su fiesta particular y han huido del restaurante sin pagar la cuenta.

Sigue leyendo

¡Volver!: ¡Felicidades, Comunicación!

Hacía 3 años que no veía a algunas de las personas con las que he coincidido este fin de semana. A otras, no tanto, pero siempre da gusto reencontrarse. Y mucho más si lo haces en la ciudad que te ha formado profesionalmente y también como persona. Si la cita ocurre en el lugar en el que has estudiado y vivido 5 de los mejores años de tu vida… es una escenario casi insuperable… Y si ese sitio se llama Salamanca… ya ni te cuento.

El viernes pasado, tan pronto como salí de trabajar, puse rumbo a la preciosa capital del Tormes. Desde que terminé la carrera, al contrario que gran parte de mis compañeros, la he visitado con cierta asiduidad. Pero sinceramente nunca con tanta expectación y placer como estos días. Desde que te vas de Salamanca todo cambia. Cuando vuelves todo es diferente. La ciudad sigue estando igual que siempre, sin excesivos cambios. Pero ya no está la mayor parte de tu gente. Te sigues sintiendo como en casa, pero con la sensación de estar de prestado y de que realmente todo aquello ya no te pertenece; ya no es tu lugar. Algo así como sentirte un intruso en tu propio hogar. Pero esta vez ha sido diferente… ya no es tu morada, pero vuelves a estar con las personas que han marcado parte de tú juventud. Aún así, no estábamos todos los que somos… y creo que ya nunca nos podremos poner de acuerdo… (y aunque hipotéticamente lo hiciesemos, hay personas que por desgracia ya no están. También ha habido momento para su recuerdo). Pero si con la representación que nos dimos cita estuvo genial, no quiero ni imaginar el placer que supondría volver a encontrarse con la inmensa mayoría. Estuve a puntito de no ir, por cuestiones que no vienen al caso, y menos mal que no lo hice.

Ha sido un fin de semana muy especial lleno de grandes emociones. Algunos sentimientos ya casi olvidados y una gran felicidad por ver a amigos y conocidos con los que habitualmente no hay muchas oportunidades de coincidir. Casi 3 días sin parar de hablar… (el que pudiese, xD). Creo que nos hemos puesto bien al día.

Sigue leyendo