¡Volver!: ¡Felicidades, Comunicación!

Hacía 3 años que no veía a algunas de las personas con las que he coincidido este fin de semana. A otras, no tanto, pero siempre da gusto reencontrarse. Y mucho más si lo haces en la ciudad que te ha formado profesionalmente y también como persona. Si la cita ocurre en el lugar en el que has estudiado y vivido 5 de los mejores años de tu vida… es una escenario casi insuperable… Y si ese sitio se llama Salamanca… ya ni te cuento.

El viernes pasado, tan pronto como salí de trabajar, puse rumbo a la preciosa capital del Tormes. Desde que terminé la carrera, al contrario que gran parte de mis compañeros, la he visitado con cierta asiduidad. Pero sinceramente nunca con tanta expectación y placer como estos días. Desde que te vas de Salamanca todo cambia. Cuando vuelves todo es diferente. La ciudad sigue estando igual que siempre, sin excesivos cambios. Pero ya no está la mayor parte de tu gente. Te sigues sintiendo como en casa, pero con la sensación de estar de prestado y de que realmente todo aquello ya no te pertenece; ya no es tu lugar. Algo así como sentirte un intruso en tu propio hogar. Pero esta vez ha sido diferente… ya no es tu morada, pero vuelves a estar con las personas que han marcado parte de tú juventud. Aún así, no estábamos todos los que somos… y creo que ya nunca nos podremos poner de acuerdo… (y aunque hipotéticamente lo hiciesemos, hay personas que por desgracia ya no están. También ha habido momento para su recuerdo). Pero si con la representación que nos dimos cita estuvo genial, no quiero ni imaginar el placer que supondría volver a encontrarse con la inmensa mayoría. Estuve a puntito de no ir, por cuestiones que no vienen al caso, y menos mal que no lo hice.

Ha sido un fin de semana muy especial lleno de grandes emociones. Algunos sentimientos ya casi olvidados y una gran felicidad por ver a amigos y conocidos con los que habitualmente no hay muchas oportunidades de coincidir. Casi 3 días sin parar de hablar… (el que pudiese, xD). Creo que nos hemos puesto bien al día.

La gran excusa para vernos ha sido el “V Encuentro de Antiguos Alumnos de la Universidad Pontificia de Salamanca”, que se llevó a cabo este sábado día 25 de octubre. Era una cita especial, nuestra Facultad, la de Comunicación, cumplía 20 años. A los actos oficiales, celebrados en la Sede Central, acudieron aproximadamente 150 personas por la mañana, según informan desde la Universidad. Por la tarde, ya en el edificio oxidado que nos vio crecer, nos dimos cita unos 100. No quiero aburriros con la agenda, pero si alguien tiene interés en saber lo que allí pasó, puede informarse aquí.

A mi personalmente me ha traido buenos recuerdos volver. Ahora es cuando verdaderamente me doy cuenta de lo que supone el paso por la universidad (aunque ya había reflexionado sobre esto en algunas ocasiones anteriormente). Puede que durante el último curso tengas unas ganas de acabar que no te dejen pensar. Y que cuando lo haces sientas cierta frustración, desencanto o un sentimiento de haber podido aprovecharlo más. Pero con cierta perspectiva temporal y laboral eres consciente de la experiencia que has vivido y de lo mucho que has aprendido.

Creo que va a ser cierto el dicho (lema del programa de actos del 20 aniversario) que “Comunicación te cambia la vida”. Si esto es así después de 3 años… ¿Cómo será dentro de 10? ¿Y de 20? ¿Y de…?

Muchas gracias a todos los que habéis asisitido, por poder veros. Y también a todas las personas que han organizado el evento (léase mis ex compañeros del Gabinete de Comunicación, extensible también a los profesores y personal de la Facultad de Comunicación que han llevado a cabo el programa desarrollado en el cubo de óxido).

¡Felicidades, Comunicación! Y que cumplas muchos más (y nosotros lo veamos).

_________________________________________

Por cierto, no podía falta en este blog la pertinente alusión publicitaria. El 20 aniversario tiene su propia campaña. Aquí está:

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=aC8bP7Vxw7g]

guest
Escribe aquí tu nombre
Facilítanos tu email -no es obligatorio-
¿Tienes web?
Al realizar tu comentario y marcar esta casilla aceptas la Política de privacidad. En cumplimiento del reglamento de protección de datos europeo RGPD, te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratado por mi, Juan Manuel González Colinas, como autor del blog Plumilla Berciano, con dirección en Madrid. El responsable y el encargado del mismo soy yo. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te pedimos es para poder gestionar la solicitud que realizas en esta área de comentarios / formulario de contacto. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. No se cederán a terceros, salvo en los casos en que exista una obligación legal o que sean necesarios para la gestión de algún concurso, como la Ciberbotillada, sobre lo que también se informará en las bases de los mismos. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en el blog Plumilla Berciano (Juan Manuel González Colinas) estamos tratando tus datos personales, por tanto, también puedes acceder a los mismos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión, cuando estos ya no sean necesarios para los fines recogidos. Puedes ejercer cualquier de estos derechos a través del email anteriormente citado. Legitimación: Consentimiento del interesado.
5 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Tania Lastra
Tania Lastra
28 de octubre de 2008 10:35

Gracias, Juanma. Yo que no he podido ir lo he vivido a través de tus palabras. Quizás en el 21 aniversario… Un beso y muchos recuerdos!!

TANIA

Sara
Sara
29 de octubre de 2008 09:56

Hola guapo,

Me ha encantado, me he emocionado y todo. Muchas gracias por compartir con nosotros ese fin de semana tan especial. Nos los pasamos de maravilla. Cuídate mucho esa barriguita.

usue
usue
6 de noviembre de 2008 23:10

Vaya panda de motivados! Si volviera a nacer, estudiaría en la FdC de Salamanca y sería tu compi de clase 😉 Ah, y qué buena campaña, al más puro estilo Luis Alfredo, de La Despensa!