Archivo de la etiqueta: 2010

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica cumple 10 años

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que nació en El Bierzo, está de cumpleaños.

Hace 10 otoños que comenzaba la andadura de esta organización, con la exhumación de los conocidos como 13 de Priaranza -asesinados el 16 de octubre de 1936-, que hasta entonces permanecían enterrados en una fosa común, en la localidad de Priaranza del Bierzo. El 23 de octubre de 2010 fueron recuperados sus restos con técnicas arqueológicas y forenses.

Sigue leyendo

¡Si esto no se arregla… guerra, guerra, guerra!

Esta es una de las frases más coreadas en los últimos días durante las reivindicaciones mineras que están teniendo lugar en las cuencas carboníferas de León y Palencia, que recientemente se han extendido a las zonas limítrofes de Asturias con León, en las que la minería también es privada. Junto con «la próxima visita, será con dinamita» es una de mis preferidas.

Aunque esta afirmación pueda sonar con cierto tono jocoso, la cruda realidad es bien distinta. La minería y nuestras cuencas llevan muchos años de capa caída. Y tanto el presente como el futuro no es que sean nada esperanzadores.

Normalmente suelo evitar entrar en temas políticos porque no me gusta tratarlos, pero en este caso es una excepción debido al hondo calado del mismo. Aunque para ser precisos, es más bien una cuestión socio-laboral y económica.

Cabe rememorar que España, en el seno de la Unión Europea, vió hace casi 20 años como sus explotaciones mineras dejaban de ser rentables. La realidad es que a las empresas propietarias de centrales térmicas les resulta más barato transportar el carbón desde Polonia y otros países de Europa del Este o, incluso, desde China y Sudáfrica, por poner algunos ejemplos, que consumir el autóctono. Por ello, tanto España como la Unión Europa apostaron en su momento por realizar una reconversión industrial en las cuencas mineras españolas, mientras mantenían ciertas explotaciones abiertas para poseer una reserva estratégica de mineral. De esta forma, prejubilaron a la mayoría de nuestros mineros -muchos de los cuales decicieron volver a sus lugares de origen, mientras que otros, que eran oriundos de estas zonas, optaron también por marcharse- y realmente nos dieron muy poco a cambio.

Sigue leyendo