La ceguera de los girasoles

El sábado ví la película “Los Girasoles Ciegos”. Por si hay algún rezagado, me refiero a la obra dirigida por el cineasta José Luís Cuerda, basada en una novela de Alberto Méndez.

En realidad iba a ver “Ché, el argentino”, pero curiosamente al cine se le había estropeado la cinta y tuve que decidirme por otra de las del cartel.  Tenía muchas pendientes… y elegí esta.

Realmente tengo que decir que me ha sorprendido gratamente. He salido del cine con una sensación agridulce. Me ha encantado el “film” pero ha despertado en mi ciertas sensaciones… teñidas en su mayoría por tristeza e impotencia. También me ha hecho reflexionar mucho, pero no creó que sea el momento adecuado para contarlo. Quizá otro día lo haga.

La película interpretada por Maribel Verdú, Javier Cámara y Raúl Arévalo está ambientada en la postguerra Española.

Según la sinopsis, cada vez que Elena (Maribel Verdú) cierra la puerta de su casa, echa la llave de sus secretos. Al mismo tiempo que sortea los rigores de la posguerra, Elena levanta junto a su hijo Lorenzo (Roger Princet) una fachada de apariencia para ocultar la verdad sobre su familia: Elenita (Irene Escolar), la hija adolescente, se ha fugado embarazada con su novio Lalo (Martín Rivas), un joven que lleva meses en las listas de la policía. Y Ricardo (Javier Cámara), su marido, vive oculto en un hueco practicado en el dormitorio matrimonial. Por su parte, Salvador (Raúl Arévalo), un joven diácono que duda en colgar la sotana después de verle la cara al caos y a la muerte, se obsesiona con ella, hasta el punto de presentarse en su domicilio y acosarla, lo que impulsa a Ricardo a descubrirse para ayudar a su mujer.

He debatido con algunas personas sobre la interpretación de Maribel Verdú y de Javier Cámara. Hay mucha gente que piensa que son poco creíbles. A mí personalmente me han gustado. Y valoro positivamente el cambio de registro de Cámara, que habitualmente estamos más acostumbrados a ver en otro tipo de géneros, como en comedias.

guest
Escribe aquí tu nombre
Facilítanos tu email -no es obligatorio-
¿Tienes web?
Al realizar tu comentario y marcar esta casilla aceptas la Política de privacidad. En cumplimiento del reglamento de protección de datos europeo RGPD, te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratado por mi, Juan Manuel González Colinas, como autor del blog Plumilla Berciano, con dirección en Madrid. El responsable y el encargado del mismo soy yo. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te pedimos es para poder gestionar la solicitud que realizas en esta área de comentarios / formulario de contacto. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. No se cederán a terceros, salvo en los casos en que exista una obligación legal o que sean necesarios para la gestión de algún concurso, como la Ciberbotillada, sobre lo que también se informará en las bases de los mismos. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en el blog Plumilla Berciano (Juan Manuel González Colinas) estamos tratando tus datos personales, por tanto, también puedes acceder a los mismos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión, cuando estos ya no sean necesarios para los fines recogidos. Puedes ejercer cualquier de estos derechos a través del email anteriormente citado. Legitimación: Consentimiento del interesado.
4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
usue
usue
11 de octubre de 2008 17:34

A mí Maribel Verdú me gustó mucho. Javier Cámara, menos. Y la escena que tú y yo sabemos…es tragicómica! Pero para mí el mejor, es el niño. Un gran actor, como ya demostró en “El orfanato”

Javi
Javi
15 de octubre de 2008 19:00

hola majete,

me gusta mucho cómo escribes!

Nos vemos en la kedada!

Javi