¿Nos estamos friendo los sesos?

En plena fiebre del iPhone 3G y de la aparición del N95 (de Nokia) y del G1 (de Google)… hace unos días he leído una información proporcionada por la agencia de noticias AFP que alertaba sobre la posible relación entre el uso del teléfono móvil y el cáncer de cerebro. Esta es una preocupación que siempre ha rondado mi cabeza. Desde que inventaron estos ‘cacharros’ siempre he pensado que no podían ser nada buenos para nuestras cabecitas… al margen de que se han hecho imprescindibles en nuestras vidas.

Pues bien, hace casi una semana dos científicos estadounidenses intervinieron en su Congreso para advertir de este posible vínculo. Concretamente, los profesionales David Carpenter (director del instituto de salud y medioambiente en la universidad de Albany -Nueva York-) y Ronald Herberman (director del instituto de cáncer en la universidad de Pittsburgh -Pensilvania-), hicieron diversas comparaciones, como por ejemplo, la correlación entre la utilización de móviles y el padecimiento de tumores cerebrales podría parecerse a la relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón, que la industria tabaquera y la sociedad tardaron 50 años en reconocer.

Además, según estos técnicos, el riesgo de cáncer cerebral por el uso del móvil es bastante más grande para los niños, que tienen cerebros más vulnerables, que para los adultos. Igualmente, según sus investigaciones, “un tumor en el cerebro tarda cerca de una década en desarrollarse”. Estos estudios califican como uso “regular” la utilización de un móvil sólo una vez por semana.

Por otra parte, a juicio de Herberman y Carpenter, citando un estudio israelí, también “existe un alza del 50% en las posibilidades de desarrollar un cáncer en la glándula salival con el uso de estos terminales. Esto ocurre en el lado de la cara que se utiliza más frecuentemente para hablar por el móvil”.

Para finalizar, Herberman sentenció que “teniendo en cuenta los 70 años que nos llevó retirar el plomo de la pintura y los 50 años que tardamos en establecer convincentemente el vínculo entre el hábito de fumar y el cáncer de pulmón, debemos aprender de nuestro pasado y hacer un mejor trabajo al interpretar la evidencia de riesgos potenciales. La mayoría de los estudios que alegan que no existe un vínculo entre móviles y tumores cerebrales están ‘desactualizados’, tienen problemas metodológicos y no incluyeron un número suficiente de usuarios de móviles a largo plazo”, explicó el científico.

Por todo esto, y sin ánimo de ser alarmista, me vuelve a surgir la eterna pregunta de si no nos estaremos friendo los sesos sin darnos cuenta, y lo que es peor aún, sin planteárnoslo ni si quiera. Es probable que las ondas electromagnéticas del móvil nos causen daños. Pero actualmente la ciencia está dividida respecto a los efectos biológicos de estos campos. De todas formas, no podemos vivir sin móvil, así que casi mejor no pensarlo. Porque sino tendríamos que alejarnos también del microondas, del ordenador… No se… que cada uno saque sus propias conclusiones… Yo estoy confuso. ¿Vosotros que pensáis?

Por cierto, igual mañana no puedo venir, asique si venís y pasáis lista, no me pongáis falta, por favor. ¡Gracias!

5 Respuestas a “¿Nos estamos friendo los sesos?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: ¿Es peligroso el móvil? Participación en Quo « Plumilla berciano… en Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.