La dictadura del “Crossumer”

Victor Gil y Felipe Romero, socios directores del instituo de investigación The Cocktail Analysis, acaban de publicar una obra en la que tratan de mostrar las líneas maestras para comprender al actual consumidor que acaba de surgir.

“Crossumer. Claves para entender al consumidor español de nueva generación” es su título. Por lo poco que he podido leer -aunque tengo intención de terminarlo pronto- y por las veces que he podido escuchar o hablar con Victor Gil (es una de mis fuentes preferidas a la hora de abordar temas de investigación y/o de perfiles de ‘targets’. También he asistido a alguna que otra ponencia suya sobre el “Crossumer”) es un buen manual para comprender los cambios que están ocurriendo en los consumidores de hoy en día. Es un libro lleno de ejemplos y casos insólitos ocurridos en nuestro país, donde el lector encontrará la información necesaria para entender a este complejo consumidor de nueva generación, el “Crossumer”.  También podrá acercarse a las herramientas prácticas para integrarlo en los procesos de innovación de las organizaciones.

Crossumer es un neologísmo acuñado por Gil y Romero para definir a este nuevo consumidor del que hablamos. Realmente es la mezcla de dos palabras inglesas: cross (cruzar) y consumer (consumidor). En definitiva, un consumidor que cruza las fronteras que separaban al productor de los artículos o servicios de los clientes que las consumen, y también las del emisor y del receptor. El consumidor de hoy salta las barreras y adopta roles que antes no le correspondían. Como señalan sus autores: “Crossumer no es tanto un nuevo tipo de consumidor, como un intento de caracterización del que emerge de la mediación de las nuevas tecnologías en la relación de aquél con las marcas”.

La obra es también la primera de autores españoles que aborda cómo las organizaciones pueden sacar el  máximo partido al “coolhunting” (búsqueda de tendencias) y al “crowdsourcing” (la sabiduría o conocimiento de los grupos sociales).

Espero terminarmelo pronto. Cuando lo haga puede que os cuente mis conclusiones. No obstante, os recomiendo que, si os intersea el tema, quereís saber cómo poder llegar a este nuevo consumidor o simplemente conocerlo… no lo dudéis, leedlo ya.

guest
Escribe aquí tu nombre
Facilítanos tu email -no es obligatorio-
¿Tienes web?
Al realizar tu comentario y marcar esta casilla aceptas la Política de privacidad. En cumplimiento del reglamento de protección de datos europeo RGPD, te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratado por mi, Juan Manuel González Colinas, como autor del blog Plumilla Berciano, con dirección en Madrid. El responsable y el encargado del mismo soy yo. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te pedimos es para poder gestionar la solicitud que realizas en esta área de comentarios / formulario de contacto. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. No se cederán a terceros, salvo en los casos en que exista una obligación legal o que sean necesarios para la gestión de algún concurso, como la Ciberbotillada, sobre lo que también se informará en las bases de los mismos. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en el blog Plumilla Berciano (Juan Manuel González Colinas) estamos tratando tus datos personales, por tanto, también puedes acceder a los mismos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión, cuando estos ya no sean necesarios para los fines recogidos. Puedes ejercer cualquier de estos derechos a través del email anteriormente citado. Legitimación: Consentimiento del interesado.
3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
usue
usue
11 de octubre de 2008 17:56

Yo también me lo estoy leyendo y de momento me está pareciendo muuuuuuuuy interesante!

sonos
sonos
11 de abril de 2009 13:46

interesante

trackback
7 de enero de 2016 02:01

[…] claro que el modelo de negocio musical ha cambiado. Los consumidores, Crossumers, cada vez son más exigentes. Por lo tanto, las discográficas deben ofrecer un valor añadido a […]