Sexta Ciberbotillada

¡Ya es Nochebuena! Como cada 24 de diciembre, además de celebrar este entrañable día, comenzamos una nueva edición de uno de los acontecimientos anuales más esperados en este blog, Plumilla Berciano: la tradicional Ciberbotillada. En concreto, llega la sexta Ciberbotillada.

Por lo tanto, desde este mismo momento, ya podéis participar en ella. Para el que no conozca la iniciativa, os informamos de que volvemos a regalar 10 botillos del Bierzo, totalmente gratuitos, por cortesía del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Botillo del BierzoEsta institución cede los premios y también será la encargada de enviar los botillos a los ganadores, a través de transporte especial, dentro del territorio nacional, como siempre ha realizado desde la segunda edición.

botilllodelbierzo

Mecánica de participación

La mecánica para conseguir un botillo gratuito es muy similar a la de años anteriores. Aunque la mayor parte de vosotros ya la conoceréis, para lograr uno de los premios basta con participar en la sección de comentarios de este post. Es decir, concursaréis solo con hacer un comentario. En vuestro mensaje tenéis que explicar, lo más creativamente posible, por qué queréis una pieza del embutido rey berciano.

Como siempre, el primer lector en comentar tendrá premio directo. Los 9 restantes serán sorteados entre los 20 mejores participantes. Por lo tanto, habrá una selección final de 20 comentarios, elegidos por criterios como la originalidad, creatividad, calidad, etc. También se valorará mucho la participación, actividad y difusión de la iniciativa en otras plataformas y medios sociales. Una vez escogidos los finalistas, será el azar quién, posteriormente, determine la identidad de los 9 ganadores restantes, a través de un sorteo.

Al igual que en años anteriores, esta acción está dirigida principalmente a todas aquellas personas que no sean naturales del Bierzo y que sientan interés por descubrir el botillo -o que se hayan quedado con ganas de comer más tras probarlo por primera vez, extensivo a bercianos que están fuera de la región y que no tienen fácil acceso al mismo-. Por ello, el objetivo del concurso es, además de premiar vuestra fidelidad y felicitaros las fiestas, dar a conocer este embutido y promocionar el Bierzo entre todos los lectores de este blog. No obstante, realmente podéis participar todos  aquellos que queráis, siempre que residáis en España, pues tenemos limitados los envíos a este territorio.

El plazo de participación comienza en estos mismos instantes y se prolongará hasta las las 23.59 horas del miércoles 8 de enero de 2014.

Botillo

Comida de entrega de premios

Aunque tradicionalmente los botillos siempre se han enviado por transporte especial a los ganadores, desde el año pasado, en la quinta edición, hemos decidido dar la oportunidad de recogerlos en el mismo Bierzo a todos aquellos que lo deseen, para que así podáis degustar el producto en su tierra originaria, pues aquí siempre sabe mejor. Aunque bueno, en realidad es una excusa para invitaros a los lectores al Bierzo y vernos las caras de vez en cuando. Por lo tanto, los botillos se entregarán durante el transcurso de una comida de hermandad que llevaremos  a cabo en el restaurante La Moncloa de San Lázaro, de Cacabelos, en la que también degustaremos botillo, de forma totalmente gratuita, igualmente por cortesía del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Botillo del Bierzo, que aportará los botillos necesarios para poder celebrarla. Mientras que en La Moncloa se han vuelto a ofrecer para dejarnos el espacio y a cocinar tan rico manjar, como ellos tan bien saben, que irá acompañado de otros platos y vinos, también cortesía de la casa.

comidaciberbotillada2013

A la degustación, que se celebrará el sábado 25 de enero de 2014, asistirán los premiados, pero también está abierta a otros lectores del blog que decidáis inscribiros, hasta un máximo de 40 personas, por motivos logísticos.

Los interesados debéis inscribiros cuanto antes en este evento, pues hemos bloqueado 25 plazas para los 25 primeros. Dependiendo de cuantos ganadores y acompañantes vengan finalmente, pondremos alguna invitación más, o no, a vuestra disposición. Por ello, os aconsejamos apuntaros cuanto antes, para poder asegurar vuestra presencia.

Por otro lado, no es completamente indispensable la asistencia al evento para recoger el premio pues si los agraciados no pueden desplazarse, no hay problema, se les enviará su botillo por mensajería, de la misma forma que en ediciones anteriores.

¡Mucha suerte!

¡Felices Fiestas!

guest
Escribe aquí tu nombre
Facilítanos tu email -no es obligatorio-
¿Tienes web?
Al realizar tu comentario y marcar esta casilla aceptas la Política de privacidad. En cumplimiento del reglamento de protección de datos europeo RGPD, te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratado por mi, Juan Manuel González Colinas, como autor del blog Plumilla Berciano, con dirección en Madrid. El responsable y el encargado del mismo soy yo. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te pedimos es para poder gestionar la solicitud que realizas en esta área de comentarios / formulario de contacto. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. No se cederán a terceros, salvo en los casos en que exista una obligación legal o que sean necesarios para la gestión de algún concurso, como la Ciberbotillada, sobre lo que también se informará en las bases de los mismos. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en el blog Plumilla Berciano (Juan Manuel González Colinas) estamos tratando tus datos personales, por tanto, también puedes acceder a los mismos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión, cuando estos ya no sean necesarios para los fines recogidos. Puedes ejercer cualquier de estos derechos a través del email anteriormente citado. Legitimación: Consentimiento del interesado.
84 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Noelia
Noelia
24 de diciembre de 2013 08:38

¿Que por qué quiero que me toque un botillo? Resulta que nunca lo he probado y me ha dicho un “pajarito” que no puede pasar mucho tiempo más sin que lo pruebe…

Lo que no le he preguntado es qué bebida irá bien para tomar con el botillo. ¿Ron-naranja, tal vez? 😛

¡Gracias por el blog, el sorteo y, si me toca, el botillo!

Miguel Angel
Miguel Angel
24 de diciembre de 2013 09:29

Ya ha pasado un año del encuentro, del sabor, y de esta bendita reunión!!! Empezar 2014 botillo en mano es el sueño de todo marciano!

Marco
Marco
24 de diciembre de 2013 10:31

Desde Roma con amor un botillo sienta mejor!

Esteban Martínez
24 de diciembre de 2013 14:08

En breves voy a participar en un programa que se va a grabar en el Bierzo aunque todavía no puedo decir el nombre tetes.

No conocía mucho sobre la zona hasta ahora. Lo único la fama de su fiesta y de sus tetas. Estaba buscando info y me he encontrado esto. No debería probar el botillo porque luego hay que quemarlo entrenando pero mejor ir conociéndolo ya por lo que pueda pasar. Quiero uno porque me lo merezco nanos.

Jacobo Cano Díaz
Jacobo Cano Díaz
24 de diciembre de 2013 14:35

¡Hola Juanma!

Me alegra un montón ver que continúas con esta magnífica tradición de la Ciberbotillada. ¡Y ya van seis! Sois gente magnífica los bercianos y magníficos y sabrosos los productos de vuestra tierra. ¡Qué circulen los botillos, viva, viva! Cuenta conmigo y con Vitín para el 25 en La Moncloa de San Lázaro (¡qué bien nos trataron el año pasado!). Seguro que esta vez también se anima el Chicu.

¡Un abrazo y hasta pronto!

César
24 de diciembre de 2013 16:23

Pues es que tengo síndrome de abstinencia. Tengo más ansiedad que Falete en una convención de vegetarianos veganos, más miedo que Artur Más el día de la Hispanidad, más lío en la cabeza que Belén Esteban en la Casa-Museo de Cerventes. Estoy que me subo por las paredes porque hace mucho que no pruebo el botillo que es lo más grande de la gastronomía del mundo mundial. Ni «Máster Chef», ni «Top Chef» ni Chicote ni la madre que lo parió. Botillo pa’ Brito ¡¡YA!! Felices Fiestas a todos

vitin
vitin
24 de diciembre de 2013 18:19

Bueno pues que decirte querido Juamma!!!!!! que ya sabes que nos encanta el botillo y todos los productos de esa maravillosa tierra vuestra, que llevo en el corazon por habernos tratado y acogido tan bien cuando estuvimos alli. Que sigas asi porque me pareces un crack, que cuentes con nosotros para el dia 25 y quiero que sepas que la comilona me parece estupenda pero que es la excusa para poder volver a vernos y pasar un rato con gente tan cojonuda como vosotros en un lugar tan magico como la moncloa.
El Bierzo es grande porque la haceis vosotros asi: los bercianos.
un saludo y felices fiestas amigo.

Ángel
25 de diciembre de 2013 14:27

¡Botillo!, sin comparación, sin medias tintas, sin ninguna duda, es mi comida favorita. Comida completa, nada antes y nada después; un botillo, patatas, verdura y garbanzos y una buena botella de vino mencía berciano. No se puede pedir más.

Soy berciano exiliado. En mi casa natal, que es la de mis abuelos, toda la vida se hizo matanza, la mejor fiesta del año. Y el botillo era el plato rey de las navidades. Desde que estoy exiliado en Galicia, la navidad se nutre de pescado y marisco; no está mal pero no hay comparación.

¿Queda claro porqué quiero que me toque un botillo?.

(¡Que pesado el corrector ortográfico!, se empeña en poner botijo. ¡A ver si en vez de un botillo, me va a tocar un botijo!)

Carlos García Ruiz
Carlos García Ruiz
25 de diciembre de 2013 18:24

Porque después de dos años y medio sin venir a España, he vuelto a mi casa, al Bierzo, y apetece comer todos los botillos posibles, llenar bien el buche y acumular para otra buena temporada que asoma sin pisar nuestro amado terruño. Saludos a totus.
Carlos.

Julia Robles
Julia Robles
26 de diciembre de 2013 04:20

Soy leonesa, conozco y he comido botillo siempre en casa de mi cuñada berciana.
¿Qué por qué me gusta? Es la comida más completa y gratificante, acompañada de un poco de repollo es exquisito para el paladar.
Siempre que lo como me vienen al paladar recuerdos de la infancia, de cuando mis padres hacían matanza, no botillo. Eso es exclusivo de El Bierzo.
Y como vivo fuera de León, concretamente en el País Vasco, siempre que me preguntan por el botillo, hago una buenísima publicidad.
además es un producto de los muchos que se puede comprar en la página Cerezasdelbierzo.com.
Salut!

Paula
Paula
26 de diciembre de 2013 13:47

Porque he probado el botijo y el bollito, pero no el botillo. He usado un rodillo, ayudado un pardillo, vestido de amarillo, pillado a un pillo, tirado un ladrillo, esnifado tomillo, … pero el botillo, lo que es el botillo, yo, no lo he comillo… digo comido.

Yo!
Yo!
26 de diciembre de 2013 13:48

¡Viva el vino y el botillo!

Nacho
Nacho
26 de diciembre de 2013 16:04

¡Motivos habría millones! Tantos como cachinos de rabo y costilla, o granos de pimentón, entran en la egregia tripa. No obstante, por no hacerlo muy extenso, diré que con el frío adelantado y con tanta ciclogénesis explosiva, este año hubo que tirar de proteína antes de lo previsto y los que teníamos en casa ya volaron. Y teniendo en cuenta que además somos los rojiblancos más marchosos que pisan El Toralín -y se dejan los puntos-, uno al menos, tiene que venir para Gijón. O uno de Gijón volver a comérselo allí, que no es problema, y no tenéis que mandar la botellina de vino del país que sería el complemento ideal …

Lina Huélamo Soriano
Lina Huélamo Soriano
26 de diciembre de 2013 18:22

Hola Juanma,

Yo aprecio el botillo muchisimo, soy de Barcelona y la primera vez que prove el susodicho manjar fué encasa de unos amigos, lo comi con col y patatas. Seria un placer poder ir a recoger el premio en persona pues te diré que Bierzo me encanta y las Medulas ni te cuento,
soy muy amiga de un Berciano ilustre, mi queridisimo Valentin Carr

era, y de su mano recorri parte de vuestra maravillosa tierra. Alli me enamore del botillo……bien no me alargo más, espero ganar para ir a recoger el premio a vuestra maravillosa tierra. Un abrazo y que gane el mejor.

Inma
Inma
26 de diciembre de 2013 22:39

¿Por qué quiero que me toque un riquísimo botillo? Pues está claro, para hacerle la competencia a mi suegra. Jajaja!!!
Hace ya diez años tuve la suerte de enamorarme de un “Ricoy”, de conocer a su berciana famila y de disfrutar su tierra y su comida. ( De Bembibre ni mas , ni menos)
Mi suegra cocina un botillo para chuparse los dedos, es mas me los chupo cada vez que lo como. Me encanta ese colorcito, ese olorcito, esas patatuelas y ese vinillo del bierzo de acompañamiento. Ñam ñam, estoy salivando según escribo.

Así pues esta claro tengo que aprender a cocinarlo para la próxima reunión familiar hacer guerra de botillos en casa.

Xon preparate que allá voy.

Blues Fuckers
Blues Fuckers
27 de diciembre de 2013 11:52

Cásate conmigo y nunca más miraré a otro botillo.

Iri
Iri
27 de diciembre de 2013 11:53

La olla está embotillada, quién la desembotillará. El desembotillador que la desembotille, seguro que reventará.

Patricia
Patricia
30 de diciembre de 2013 13:22

Adoro León. De mayor quiero irme a vivir allí, y mientras me hago mayor, voy todo lo que puedo. Ya soy fan de la cecina, de la morcilla y de los ronchitos. Pero me falta conocer El Bierzo y probar el botillo. Es uno de mis propósitos para el 2014.
Y ya de paso…¡feliz año!

Eduardo
Eduardo
30 de diciembre de 2013 14:04

¡Enhorabuena, Juanma! Eres un creador de tradiciones y esta de la Ciberbotillada es una de las mejores y más sabrosas. Aunque, ahora que lo pienso, casi todas tienen que ver con la comida.
Espero que en 2014 sigas triunfando.

Manuel Gutiérrez Pérez
30 de diciembre de 2013 19:26

Buenas tardes Juanma y Felices Fiestas, el año pasado asistí a la entrega de premios de la V Ciberbotillada, a través de igersbierzo y pasamos un rato super agradable y en muy buena compañía, así que este año voy a intentar conseguir uno de los 10 botillos, allá voy….para que quiero un botillo? pues mira segúramente en Enero me vaya a Nicaragua a vivir, y que mejor forma de recordar El Bierzo y de compartir con la gente de allí nuestros producto estrella.
Un abrazo y mucho ánimo…eres un grande…

Miguel
Miguel
31 de diciembre de 2013 19:56

Aos anacos ou enteiro, se che poñen un botelo, hai que comelo!
Cuando me enfrento a un botillo, más que comiendo un embutido, me siento como cuando era niño ante un kinder sorpresa. Es un regalo…que cumple tres deseos: lo empiezas a comer y te encuentras rabo, lacón o costilla…ummmm

maria
maria
1 de enero de 2014 19:28

Feliz año!!! Gracias por el sorteo, nada me haría más ilusión que poder comer botillo para recordar mis vacaciones en Las Médulas y las ricas viandas que comía cada día!!! No he podido volver pero recuerdo el sabor y …. es inigualable!!!

José Antonio
José Antonio
2 de enero de 2014 12:13

Pues como es tradición tambien en mi, el darte la enhorabuena por este evento y desearte un feliz y próspero año, lleno de retos, eventos y sobre todo salud. Y nada mejor para empezar el año 2014 que degustando un buen botillo del Bierzo rodeado de familia y amigos para que nos asiente el estómago con tanto turrón y dulces…Un abrazo y a cuidarse!!

Ignacio García Vicente
Ignacio García Vicente
2 de enero de 2014 22:46

El botillo es un embutido 2.0 o la sublimación de los embutidos, un embutido que parece creado como recipiente y receptor de los sabores quintaesencia del embutido tradicional, el pimentón, las carnes magras y las grasas embutidas en otros embutidos. Listo para usarse como condimiento en la cocina, como perfecto acompañamiento de verduras, patatas, arroces… o viudo en la sarten o en la olla.

Cuando ves el botillo por primera vez la mente recrea a aquellos que en su momento idearon tan ingenioso media de conservación elevando el término embutido al cuadrado, sublimando el concepto original. Cuando luego lo pruebas, su sabor condensa y recrea la tradición culinaria española más tradicional, de puchero, plato único que recoje lo que se produce en la casa, lo que haya en la despensa y donde el botillo da sabor, alimento y contundencia a un guiso junto al fuego en el invierno, animando los cuerpos trabajados en el campo y las conversaciones en la mesa. Una de esas comidas que traen sabores de otros tiempos, que nos hablan de donde venimos y de quienes somos.
Salvemos este tesoro -como a otros- del olvido, de la modernidad mal entendida, de la atonía del lineal, de la dictadura de la comida de diseño y los comedores de colegio. Botillo, chanfaina, farinato y tantos otros aromas y sabores que de perderse se llevarán una buena parte de nuestra historia.

Toñi Ricoy
Toñi Ricoy
3 de enero de 2014 02:04

Ya que he sido la afortunada ganadora de un botillo en una edición pasada y que el año pasado tuve la inmensa suerte de asistir a la ciberbotillada en Cacabelos, sería abusar volver a optar a uno ¿no?. Claro que, por otra parte, ¿quién sería capaz de resistirse a la oportunidad de ganar un botillo cada año, cada mes, cada semana….? Ummm pura gula, sí señor, lo confieso, pero hay placeres y pasiones muy difíciles de ignorar. Eso sí, en el Bierzo, en Madrid o donde el viento me lleve, me prometo a mí misma seguir dándome ese lujo de vez en cuando.

Daniel
Daniel
3 de enero de 2014 03:17

El 50% de mis genes son bercianos, mientras el otro 50% son catalanes. Con la excusa de visitar a la familia, cada Navidad viajo a Ponferrada, aunque el motivo real por el que me pego una paliza de 900 km es por comer botillo, pulpo y las bravas de El Bodegón. De nuevo en Barcelona, añoro el olor que desprende el botillo cuando se abre con el cuchillo (toma pareado) y el picor en la lengua al comerlo. Por eso suplico de rodillas un botillo auténtico, para poder saborearlo junto al mar con un gustoso mencía y buena compañía (segundo pareado).

Jose luis gonzalez arias
Jose luis gonzalez arias
3 de enero de 2014 07:15

El Botillo no sale al paso por suerte ni por casualidad. Esto se concibe, se prepara, se ejercita, y después recién se realiza o se come. Es decir el Botillo depende de toda esa acción, de toda esa preparación, y de toda esa organización, el Botillo a nadie le sale al paso, no es obra de la casualidad, el Botillo es obra de gentes, y la realización.de gentes del Bierzo

Jose Luis
Jose Luis
3 de enero de 2014 08:09

Enhorabuena por la iniciativa, llevo todos estos años siguiendolo, y debo decir que con cierta envidia, ya que por esa zona, tanto de Leon como de Asturias hay una gran cultura gastronomica que se deberia de conocer. Sin duda el botillo es uno de esos platos que cuando el visitante lo conoce nunca lo olvida, amen de ser entrada a la región del bierzo, ya que todo Berziano lo lleva por el mundo de montera. Una vez más enhorabuena por la inciativa y no olvodemos uno de los productos, afortunadamente cada vez más conocido del bierzo, como es el vino. Un saludo y Feliz año.

FFM
FFM
3 de enero de 2014 11:17

Que para que quiero un botillo? Pues sinceramente no es ese el premio que anhelo… Yo lo que quiero es ser uno de los afortunados para poder ir a la Moncloa de Cacabelos, llegar el primero, y que me inviten a un chato de vino como a todo peregrino (o al menos eso dicen que regalan como bienvenida). Un Saludo

Alfredo
Alfredo
3 de enero de 2014 12:02

Lo mejor es el botillo
para dejar de fumar
porque al botillear
no te fumas un pitillo.

Isidro Fernandez Diez
Isidro Fernandez Diez
3 de enero de 2014 13:13

El mejor plato en invierno es un buen botillo berciano amenizado con uno de sus buenisimos caldos que enorgullecen todabia mas es exquisito sabor de los mejores botillos bercianos sabor que yo que soy de Leon aprecio con otros botillos que de vez en cuando pruebo y no tienen nada que ver con los botillos que compro y pruevo en Villafranca del Bierzo cada vez que estoy en casa de mi amigo,uno sin duda de los platos mas esquisitos que nos podemos encontrar en la gastronomia Verciana,un saludo.

Eva Garcia
Eva Garcia
3 de enero de 2014 15:45

Queridos Reyes Magos,

Ya se que hace mucho que no os escribía pero no deseaba algo con tanta fuerza para solicitar de vuestros dones mágicos. No voy a pedir ni un smartphone, ni un bolso de firma, quiero algo para compartir en buena compañía alrededor de una mesa: quiero un botillo.

Soy consciente, que en estas fechas estáis a tope, así que he querido ahorros trabajo y he participado en la ciberbotillada.Eso si, pediría que estéis atentos y si no lo gano, no olvidéis de traermelo.

Ahhhh y por sí había dudas… Si, he sido buena!

Francisco
Francisco
3 de enero de 2014 15:55

A medida que leía los comentarios de los otros participantes se me iba cayendo la baba de gusto pensando en si me tocaría a mí el placer de degustar ese manjar de dioses. ¡ Virgencita….que me toque, please!.

María
María
3 de enero de 2014 16:03

Tras leer el comentario de Francisco, invocando a la Virgen, me ha venido a la mente aquel chiste que acababa diciendo !Virgencita…que me quede como estoy!. Pues bien; en este caso yo NO quiero “que me quede como estoy”; ¡quiero que me toque el botillo!. Sobre todo…porque estoy pensando en ponerme a dieta para bajar unos kilitos y me gustaría esperar a despues del “reventón” habiendome hinchado a comer ese famoso y apetitoso botillo. En la foto parece que está diciendo ¡CÓMEME!

sara
sara
3 de enero de 2014 21:21

Busqué esto para participar , pero sin duda era demasiado pronto, pues no vi la convocatoria.No voy a contar que el botillo era mi comida de la infancia en la Carballeda, Zamora, tampoco que el que me tocó hace dos años estaba pá morirse de bueno , simplemente diré que el aguinaldo de enero es ¡que me toque un botillo entero! ¡Feliz año!

Armando
Armando
4 de enero de 2014 01:04

Yo no quiero que me toque
Mañana mismo voy a comer uno. Es un plato básico de mi dieta cazurra. Por eso prefiero que alguien que no lo degusta habitualmente se lo lleve.
Si quería apuntarme al evento del día 25 en la Moncloa de S. Lázaro, pero no veo como
Saludos a todos, un Feliz 2014 y mucha salud para seguir disfrutando del Bierzo y sus manjares!!

Armando
Armando
4 de enero de 2014 01:22

Ya estoy apuntado!!
Torpe de mi, se entra directamente pinchando en la propia frase.

sara
sara
4 de enero de 2014 19:17

Un botillo en enero
para comenzar el año
es mejor que las promesas
que nos cuenta un tal Mariano.
No hace falta brotes verdes
pá acompañar el botillo
lo que hace falta es que llegue
porqué gané el concursillo.
Pues con repollo o con berzas
y también con un buen vino
solo faltan los amigos
para compartir botillo.

sara
sara
4 de enero de 2014 19:39

No es que quiera participardos veces, es que no veía el primero de los comentarios, y volví a comentar , así que dejo a Juanma que elija y publique el que quiera,

(He metido la pata) lo siento.

Pedro J.
Pedro J.
5 de enero de 2014 13:33

Historias de después de Navidad

Fué hace dos años. Yo había participado en la ciberbotillada y Juanma me escribió para darme la noticia. Había ganado uno. Pocos días después sucedió un hecho que podría calificar como excepcional, os cuento.
Hacía frío, el ambiente era húmedo, una fina escarcha descendía imperceptible pero terminaba empapándote hasta los huesos. El clima era propicio… y apareció.
Era pelirroja, algo entrada en carnes y se acercaba contoneándose, segura de estar ante quien valoraba semejantes curvas.
Se acercó de forma peligrosísima, tan solo algún centímetro nos separaba, y me llegó su inconfundible aroma, una mezcla de especias sutil y fragante. No pude resistirme y me abandoné a su abrazo, dejándome hacer.
Cuando acabó, me susurró al oído:
tú no lo sabías, pero en realidad soy un botillo del bierzo finjiendo ser pelirroja despampanante
Entonces recordé la película de la Monroe y pensé:
bueno, mejor aún si cabe
Desde entonces casi no duermo y cuando lo hago me atormenta verla aparecer en sueños y no poder volver a tenerla. Necesito ayuda.

Pablo
Pablo
6 de enero de 2014 00:18

Hola Juama, como buen berciano me apunto en esta aventura para dar a conocer nuestro producto estrella, yo tambien quiero un botillo sinonimo de reuniones de amigos o como se llama por aqui un Filandón, desde nuestros abuelos van pasando los años con el hacer de este plato y ahora somos los encargados de que otros muchos lo conozcan y se acerquen al bierzo a conocer nuestra zona y su gastronomia, gracias a ti y a todos aquellos que se apaionan por la comarca… Feliz 2014 …

Fernando
Fernando
6 de enero de 2014 18:35

Que mejor que un botillo para reunirnos los amigos bercianos escoceses??

Antonio Cascallana
Antonio Cascallana
6 de enero de 2014 20:36

A la hora del Bierzo visitar
cuando llegue la hora de yantar
el botillo es un buen manjar
con patatas y verdura lo tienes que tomar
el vino mencía es bueno para maridar
come y bebe despacio para poder degustar
de postre filloas y queimada para terminar
y cuando abandones el Bierzo botillo tienes que llevar.

Manuel Rivas
7 de enero de 2014 13:49

Mi única razón para querer un botillo del Bierzo es que ya gané una ciberbotillada y… ¡me supo a poco! 😉

Marta
Marta
7 de enero de 2014 16:42

En éste nuestro país
la gastronomía impera,
en cualquier estación,
de verano a primavera.
Buena carne, gran pescado, mejor fruta,
por todos es sabido, nadie nos lo disputa:
de Norte a Sur es España
un remanso, de delicias culinarias.
Y si además empezamos el año
con un botillo en mano,
buena previsión nos queda
para este 2014 que nos espera.
Si nos toca el regalo,
tenedor en mano,
llamaremos a nuestros amigos
para deleitar el botillo.

Toni Solano
7 de enero de 2014 17:10

Cerrar podrá mis ojos la postrera
olla que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta hambre mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la cocina,
dejará el botillo, en donde cocía,
nadar saben mis ganas la sopa fría,
y hervir la berza, la patata o la cecina.

Botillo que todo dios sin control ha comido,
berzas que humo a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido

el Bierzo dejará, no su cuidado;
será ceniza, mas tendrá sentido;
manjar será, pero de botillo enamorado.

Mikel Peregrina
Mikel Peregrina
7 de enero de 2014 18:49

Yo, el botillo:

¡Que tiemble el mundo, que aquí llego yo, todo un personaje típico del Bierzo! Embutido en tripas gordas me hallo, y a mucha honra. Porque embutido soy, y ningún otro osa igualarme, ni de cerca, ni de lejos, ni en formas, ni en sabores. Que yo provengo del cerdo, animal sin desperdicio alguno y de jugosos andares. Que yo vengo adobado, tanto como pimentón dulce como picante, además de ajo picado, sal, aditivos y otras especies cuyo secreto prefiero guardarme. Si a estas alturas no te he abierto el apetito, apiádate, porque pobre del que no me cate, que marchará de esta vida sin conocer mi bravo sabor leonés.

pituca
pituca
7 de enero de 2014 19:55

Admito que ante tan poesia, concurrir no puedo, mas me mata la morrina, por no poder comer tan delicoso manjar, en compañia de mis buenos amigos , alli en el Bierzo.

Para mi el botillo, es olor a madre, a regazo, el recuerdo de mi padre, repartiendolo, el vino tinto, es mi niñez uff son tanto y tantos recuerdos.

Sobretodo porque mis padres ya no estan, la casa sigue ahi, pero ya no es mi hogar, pero el botillo siempre me recuerda lo feliz que fui, comiendolo junto a ellos.

Ricardo
Ricardo
8 de enero de 2014 00:06

En Gran Canaria siempre viene bien un botillo

Maria José Garri Martínez
Maria José Garri Martínez
8 de enero de 2014 00:40

Hola don botillo.me han dicho q siempre paseas por los buenos restaurantes del bierzo acompañado de doña patata y doña col. para mi es una gran pena no haberte conocido todavia. pobre de mi me ire a morir sin haberte conocido al fin. Un saludo don botillo porque tengo muy jodido el bolsillo.

Sergio López
Sergio López
8 de enero de 2014 08:06

Buenos días! Reconozco que profano soy, y el botillo quiero probar! Pero que sea el light, que estas fiestas han sido muy duras!

clara albertí
8 de enero de 2014 09:31

¡Que magnifica proposición! y con lo bueno que está el botillo, que aunque lo he probado en ocasiones anteriores, en un entorno tan ciber seguro que sabe mejor!
¡enhorabuena por la inciativa!

Anita little bottle
Anita little bottle
8 de enero de 2014 09:57

Dear little feather,
After the Olympic deception, only a relaxing botillo of El Beer-zo can wake up my moral. Plis send one to me to Madrid!

Anita

Jorge
Jorge
8 de enero de 2014 09:59

¡¡Cómo no te voy a querer!! ¡¡Amigo botillo!!

Y por supuesto ese delicioso manjar habría que compartirlo con los amigos…

Yolanda González
Yolanda González
8 de enero de 2014 10:57

Ya se ofrecen las carnes a la mesa
y nos abre el botillo sus entrañas
de rústicos sabores que acompañas
con la mirada en sus colores presa.

Ya el pimentón a las patatas besa
en refritos que envuelven las marañas
de olores con memoria de las brañas
que nutren la pitanza berciana.

No cabe una comida más austera
no cumple compañía más amiga
no hace felicidad más duradera

que un botillo en su torno no consiga,
compartas como sea y dondequiera
este manjar que la salud prodiga.

Guille
Guille
8 de enero de 2014 17:49

Si existiese el perfume de botillo, me lo echaría todas las mañanas… Eau d’Botillo ya!!!!

Lamas
8 de enero de 2014 19:18

¡Ay, llegué!
No quiero un botillo, ¡lo necesito!
Acabo de llegar a Madrid, después de unas vacaciones en casina, en Mi Bierzo, con su lluvia, su nevadiña de Navidad, las filloas, la matanza, los gritar ¡Ay Oh! y que te entiendan, el calentar los pies en el horno en casa de la abuela… Y tengo una MORRIÑA que muero. Necesito un botillo para olerlo, para poner unos cachelos a cocer en la capital y abrir la ventana y que huela el barrio a Bierzo e invitar a mis amigos a comerlo y sentir que aquí también tengo una especie de familia. Botelí… ¡ven a mi! 🙂

Fernando
Fernando
8 de enero de 2014 19:42

Realmente solo comí un par de veces un botillo y en ambos casos con excelente compañía, con periodistas y (sin embargo) amigos de Ponferrada. En estas fechas frías e invernales pocas cosas hay tan apetecibles como un buen cocido berciano, con esa sorpresa que siempre supone el botillo para los neófitos, al encontrarse costillas y otros tipos de carnes semicuradas y apretadas en esa gorda tripa roja, como un embutido que ha engordado casi al límite de explotar.
Lo dicho, que disfruten todos los que puedan de los botillos que tienen a bien repartir desde el Bierzo.

Jorge
Jorge
8 de enero de 2014 20:00

Los Reyes Magos se han olvidado este año de traerme el botillo que pedí, algo ha pasado…..no se que ha podido ser…., ya que el resto de cosas que pedí me han llegado.
La mejor solución a este problema sería irme al Bierzo a comer uno , pero por el momento va a ser complicado 🙁
Por dios que me toque a mí.
¡¡¡Es la única solución!!!!
Cruzo dedos 😉

Ricardo Chao Prieto
8 de enero de 2014 20:03

Me gustaría que me ca yera en gracia un botillo porque mi familia paterna es de Laciana, donde es famoso el l.losco o tsosco. Mi abuela y su hermana lo preparaban divinamente, y asocio su sabor con la infancia. Siempre he oído que es el botillo con otro nombre, pero algunos bercianos me dijeron que hay diferencias. Que mejor forma de comprobarlo que gracias a la ciberbotillada