La historia de un plagio que no es tal

Hace algo más de un año os hablaba sobre una campaña de comunicación que desde que se lanzó despertó muchísimo mi interés. Ésta había recibido un premio profesional y quise acercároslo, porque me gustó mucho y porque prom0cionaba El Bierzo y estaba realizada por bercianos.  Hablo de la campaña de la Marca Turística de El Bierzo, La Esencia del Noroeste. Hoy vuelve a tocar escribir sobre ella, pero por un tema diferente que ojalá no hubiese sucedido.

Esta mañana  me quedé perplejo al leer la prensa regional. En la sección del Bierzo de un conocido diario leía atónito como se acusaba de plagio a la agencia ponferradina Salví Design, por el proyecto antes mencionado encargado por el Consejo Comarcal.  Me llevé un gran chasco porque conozco muy de cerca el trabajo que hay detrás y sé que no es cierto lo que se ha escrito. Además, también fue una gran decepción porque me gusta tanto ese periódico como la figura del periodista que firma la información, por el que siento cierta simpatía. No quiero hacer sangre sobre el tema, pero si me gustaría dar mi humilde opinión al respecto.

En la noticia se afirma que el Consejo Comarcal pagó la cantidad de 8.000 euros por un logotipo ‘copiado’ del de la candidatura de Segovia 2016 a Ciudad Europea de la Cultura. De esta forma, se hace una acusación muy seria que no se llega a demostrar.Para empezar, cabe matizar que la acción no es un simple logotipo, sino que forma parte de toda una identidad corporativa enmarcada dentro de una campaña de comunicación más amplia. Llamémos a las cosas por su nombre, no es justo simplificarlo de esta forma.

Por otra parte, cualquiera que aprecie los dos logotipos a la vez podrá comprobar, sin necesidad de ser un experto en la materia, que no tienen nada que ver. Aunque pudiesen tener colores y formas parecidos, no por eso va a ser un plagio. Este tipo de elementos visuales siempre hay que enmarcarlos dentro del contexto comunicativo. Para realizar un diseño de estas características es necesario hacer previamente un estudio y definirlo dentro de toda una estrategia de comunicación, que también hay que planificar. Por lo tanto, el concepto y la idea creativa son completamente diferentes, al igual que el objetivo, la mecánica, la ejecución y hasta el target. Tanto los colores como las formas tienen su razón de ser y para conocerla habría que acudir al manual que explica el signicado y la aplicación de la imagen. Probablemente sean esos y no otros porque definen y acotan la realidad del Bierzo. Todas estas cosas es necesario analizarlas antes de hacer este tipo de afirmaciones. Pero bueno, aún dejando todos estos importantes factores a un lado y simplificándolo muy mucho, si nos fijamos sólo en el logo, en lo único  en lo que se parecen es en que los dos utilizan  curvas y colores. Ni la disposición de elementos es igual ni las tonalidades ni siquiera las tipografías. Exagerándolo un poco, esto es como si dijesemos que todas las imágenes corporativas de los Juegos Olímpicos son plagios de las ya existentes porque usan los mismos colores y formas (aros). Realmente todo está inventado y lo que hay que hacer es utilizarlo honestamente de la forma más creativa e innovadora posible. Vamos, que si esto esto es un plagio os puedo asegurar que yo he visto millones de cosas peores a las que nunca se les ha dado ni la más mínima importancia. En este caso, y hasta donde yo sé, creo que sus autores no han tenido problemas con la patente para registrarlo y nadie se ha quejado hasta ahora, más de dos años después. Pero aún que se parecisen: ¿Quién es capaz de afirmar sin pruebas si es un plagio o simple coincidencia?

Para el que no conozca a Salví Design, es una agencia ponferradina cuyo socio fundador y director es Juan Manuel Salví. Junto con Katia Prada, son las dos cabezas visibles y pensantes que están detrás de este proyecto formado por un montón de trabajadores y colaboradores más. Conozco a los dos y se bien de cerca cual es su metodología, pero no los estoy defendiendo por ello, sino porque lo que he leido me parece muy injusto y fuera de lugar. Los conocí hace algo más de dos años, justo después que a su trabajo. Como periodista especializado en comunicación, publicidad y marketing rápidamente quise conocer a sus creadores y analizarla. No sólo porque la acción era de mi tierra, sino porque me pareció fantástica. Normalmente escribo, entre otras muchísimas cosas, sobre campañas de ciudades y regiones que lo hacen muy bien, pero que suelen tener un gran presupuesto detrás: Andalucía, Extremadura, Asturias, Madrid, Barcelona, etc. La del Bierzo llama la atención, además de por ser muy buena, por estar hecha con muy pocos recursos. Por este motivo la publiqué en “El Publicista” -publicación profesional especializada en publicidad, marketing y comunicación-, tanto en su versión impresa como en la online, así como en Plumilla berciano. Pero no se tratar de un hecho subjetivo, pues multitud de medios y profesionales se hicieron eco de la misma. De hecho, hasta fue premiada por sus compañeros de las agencias y otros c0legas del sector de Castilla y León, en el III Festival de Publicidad de Castilla y León, Comunidad Autónoma a la que, no nos olvidemos, también pertenece Segovia. Si fuese yo sólo el que lo pensase, podría estar equivocado, porque lo hago con frecuencia, pero resulta que tiene un gran reconocimiento detrás.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=gNgkfVnu7D0]

Por todo ello, en estos temas deberíamos de ser todos un poquito más rigurosos, porque si no podemos causar graves perjuicios a profesionales. En este caso, no hubiese venido mal contrastar y demostrar lo comentado, a la vez que dar voz tanto a la institución anunciante como a la agencia.

Estos dos profesionales han pasado por algunas de las mejores agencias españolas, con las que luego han trabajado prestando sus servicios como empresa. Prefirieron volver al Bierzo con su experiencia a montárselo por su cuenta, en Ponferrada. Luego no nos quejemos de que hay fuga de cerebros, pero es que cuando alguien sobresale porque es bueno se le suele intentar cortar la cabeza, en lugar de alabar su trabajo. No nos extreñemos de que la gente se vaya a amprender a otros sitios donde se lo ponen más fácil. ¡Así nos va!

9 Respuestas a “La historia de un plagio que no es tal

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.