Toribio Fernández Otero (“BxM”)

En esta ocasión nuestro “Berciano x el mundo” es natural de Palacios del Sil, ese territorio independiente a caballo entre El Bierzo y Laciana. Cuando nació Toribio Fernández Otero, catedrático de Química-Física de la Universidad Politécnica de Cartagena, así lo era -pues la localidad todavía no formaba parte del Bierzo-, pero en la actualidad Palacios ya pertenece al Bierzo, pues forma parte del Consejo Comarcal del Bierzo.

El propio Toribio bromea sobre su origen, ya que “en realidad, al haber nacido en Palacios del Sil en marzo de 1951 y haber pasado buena parte de mi infancia entre el pueblo y una de las brañas (El Campo de Cuevas) tengo una identidad indeterminada. Para los del Bierzo pertenecemos a La Montaña y para los de Laciana pertenecemos al Bierzo. De lo que no hay duda alguna es que pertenezco a la última generación de ‘vaqueiros’, la que fue cerrando las puertas de más de 2.000 años de historia congelada, de vida dura, libre y de auto-subsistencia. Aprendimos a pastorear vacas, cabras y ovejas, ordeñar, uncir las vacas al carro, atender a un animal parturiento, bregar en el monte con el clima, cuidar los prados…y asumir responsabilidades, al mismo tiempo que a caminar. Y lo hicimos en unos montes que pretenden al concejo del pueblo, se regían y se rigen en concejo abierto de todos los vecinos”.

toribiofdzotero

Toribio estudió a distancia compaginando esta labor con sus deberes pastoriles y agrícolas. Según comenta, “en un día del mes de junio bajábamos en el tren de la Minero Siderúrgica de Ponferrada a examinarnos de todas las asignaturas al Instituto Gil y Carrasco, como estudiantes de enseñanza libre”. Posteriormente, “a partir de cuarto de bachiller pasé a la enseñanza oficial del Instituto. Durante los veranos, después de segar y recoger la hierba, daba clases particulares, de no importa qué materia, a todos los que tenían asignaturas pendientes”. Una vez terminada esta educación se trasladó a Oviedo donde con una beca salario estudió la carrera de Químicas. El doctorado lo llevó a cabo en el Instituto Rocasolano del CSIC en Madrid, y lo presentó en la Universidad  Complutense de Madrid. Mientras tanto, fue profesor tanto en la mencionada Universidad como en la Politécnica de Madrid.

En 1978 se trasladó a la recién creada, por aquel entonces, Facultad de Químicas de San Sebastián, donde creó un grupo de investigación sobre polímeros (plásticos) conductores de electricidad -el primero de España-. Allí consiguió la cátedra de Química-Física y Macromoléculas en 1989, donde formó a mas de 20 doctores y creó un centro de transferencia de tecnologías electroquímicas, CIDETEC, en el que hoy trabajan mas de 110 personas. Ya en el año 2000 estrenó la Universidad Politécnica de Cartagena. En su nuevo puesto, en 2002, obtuvo su segunda Cátedra  de Química- Física.

Toribio, que se considera “un docente investigador”, después de veinte años de andanzas,  volvió “al profundo interés por la naturaleza y los seres vivos que se habían quedado impresos en mi mente durante tantas horas de contemplación y asombro infantil en los prados o en el monte. Soy un expatriado que, intelectualmente, ha vuelto a sus orígenes”.

En definitiva, “he disfrutado y estoy disfrutando de la parte de placer que puede tener el ser un emigrante explorador que, abriendo un sendero insignificante en las fronteras del conocimiento, se siente cada día cerca de sus montañas, sus fuentes, sus ríos, sus pájaros, sus bosques, sus praderas, sus vacas, sus cabras… de todo su imaginario infantil”. Además, “he descubierto un nuevo valle del Sil, ahora formado por un pequeño pueblo de científicos esparcidos por todo el mundo, que hablan inglés y diferentes lenguas, con sus miserias y sus grandezas humanas, casi como en Palacios, pero de mentes privilegiadas. Nosotros leemos y estudiamos sus publicaciones. Ellos son los que leen y estudian los mas de 250 trabajos, capítulos de libro u obras colectivas que he publicado (casi todas en inglés, alguna en español o en francés)”. Y es que “con ellos retorno a mis orígenes y les cuento y los asombro con la suerte que he tenido de vivir en una corta vida de mas de 2000 años, desde la cultura vaqueira del Bierzo alto de mi infancia, análoga a la descrita por los historiadores romanos que nos visitaron, hasta la punta de lanza del siglo XXI con los músculos táctiles que pueden dar lugar, en el futro a máquinas asombrosas. De ellos he recibido premios y reconocimientos, seguramente por encima de mis méritos”. Mientras, “paso mis días lejos de mis montañas, disfrutando de una cultura mediterránea, con la compañera de mi vida, una manchega de Alcázar de San Juan y madre de mis dos hijos, ya independizados del nido. Cuando mis fuerzas flaquean vuelvo a fortalecer mis raíces, durante unos días, con los míos, los de Palacios y los del valle del Sil, aunque ya los jóvenes no me conozcan y se sientan ausentes y extraños cuando hablo del mundo de nuestra juventud con sus padres o madres”.

Aquí podéis visitar la web del centro donde trabaja.

—————————————————

Ver otros “Bercianos x el Mundo“.

8 Respuestas a “Toribio Fernández Otero (“BxM”)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Bercianos x el Mundo primer aniversario

  3. Pingback: Primer Congreso de "Bercianos X El Mundo" - Plumilla berciano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.