Coolmómetro (Semana 44)

Aquí os dejo la cuarta entrega de Coolmómetro, publicada en el blog de MktFan.

¡Vaya semanita! Menuda la que se ha liado en Twitter con los comentarios que el escritor y periodista, Arturo Pérez Reverte, realizó en esta red de microblogging contra el ex ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

logo_coolmometro Pérez Reverte se mofó de la despedida de Moratinos tras su cese como ministro, en la que éste se emocionó. El escritor afirmó literalmente: “Por cierto, que no se me olvide. Ví llorar a Moratinos. Ni para irse tuvo huevos”. Seguidamente, los usuarios de Twitter se revolucionaron con tales declaraciones y este incidente se convirtió en uno de los temas de conversación más importantes de la Red. Pero visto el revuelo causado, en lugar de rectificar, el periodista volvió a la carga y calificó al político como un “perfecto mierda”. Palabras que todavía lograron movilizar más a los tuiteros, que hicieron de la etiqueta “#perezrevertefacts” –fórmula utilizada normalmente en Twitter para burlarse de algún personaje famoso que no estuvo acertado en sus manifestaciones públicas, como ocurrió hace unos meses con Esperanza Aguirre o con Willy Toledo-, una de las más utilizadas de los últimos días. No son buenos tiempos para las celebridades de nuestro país, pues últimamente meten demasiado la pata. Hablando de Twitter -temática imposible de dejar fuera del Coolmómetro-, esta semana conocíamos cuál sería su valor real si se pusiese en venta: 1.600 millones de dólares, unos 1.150 millones de euros. ¡Casi nada! ¿Pagará Google, u otra empresa, una cantidad similar algún día por Twitter? En lo referente a pedir disculpas, actitud que deberían de haber tomado alguno de los protagonistas mencionados anteriormente, parece ser que, cada vez con mayor frecuencia, los community managers de grandes marcas tienen que pedir perdón a los clientes que reclaman o muestran su malestar, a través de las redes sociales, con los productos o servicios ofertados. Está claro que los social media son un vehículo muy potente para que las firmas lleguen a su target y para que puedan mantener una buena interacción con los usuarios, con sus pros y sus contras. Pero la parte más negativa hay que convertirla en una oportunidad y, a veces, reconocer los errores y un “lo siento” a tiempo pueden ayudar a fidelizar clientes.

Podéis consultar el post íntegro en: Coolmómetro (Semana 44).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.