Las Ceilidh y el haggis

El pasado viernes, 13 de noviembre, tuve la oportunidad de asistir a una típica Ceilidh escocesa. Una ceilidh es, simplificándolo mucho, algo así como una reunión social en la que los asistentes  acuden para comer y bailar. Originariamente se le llamaba así a cualquier evento social, aunque, con el tiempo, las danzas populares fueron adquiriendo especial relevancia y en la actualidad es un elemento prácticamente indispensable.

A la que fuí yo se llamaba “International Student´s Ceilidh” y estuvo organizada por el Rotary Club of Dundee.

Sinceramente, yo no soy muy de bailar, por lo que danzar, lo que se dice danzar, más bien poco. Pero presencie 15 estupendos bailes típicos, amenizados por la gran música del gaitero George Mitchelson.

Y lo que es mejor, para saciar mi enorme morriña de botillo, por fin pude degustar el embutido rey escocés: el haggis. Este plato típico es muy parecido al botillo berciano. Bueno, lo es en la teoría, ya que se trata de un producto elaborado con distintas partes de la oveja  -y/o cordero- embuchadas en una tripa. Pero en la práctica, la forma de presentación es similar a la de la morcilla de León. Por lo tanto, digamos que es una mezcla entre el botillo y la morcilla, pero con sabor y personalidad propios. Si tengo que ser franco, a mi no me gustó mucho. El embutido en sí y su textura me encantaron. Pero su sabor no me convenció. Aunque puede ser por la forma de preparación, porque estaba condimentado con demasiadas especias y era excesivamente fuerte. Por lo demás, todo genial.

¿Vosotros lo probaríais?

X.O.X.O

6 Respuestas a “Las Ceilidh y el haggis

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.